Los reyes magos y su cabalgata

A la cabalgata de los reyes magos sigue una noche misteriosa. Una experiencia religiosa y sacramental que, por una vez, tiene lugar en nuestra casa. Porque el regalo es signo de algo mayor. Un regalo dice del cariño que existe entre las personas que lo intercambian. Más. Dice del amor mayor de Dios en el que se fundamenta ese cariño. Más todavía. Nos abre los ojos al regalo de la vida con que Dios nos ha bendecido. Aún más. Experimentamos prácticamente cómo la felicidad, al darse y compartirse, se multiplica. El intercambio de regalos en esta noche se convierte así en una real celebración del amor de Dios. ¡Que la disfrutemos!